Hace tiempo que tengo la sospecha de que el cambio educativo no será posible sin que se produzca un cambio en la evaluación. No podemos introducir metodologías activas en nuestras aulas y no tener en cuenta que la evaluación ha de llevarse a cabo con instrumentos variados en distintos momentos del proceso de aprendizaje. Sin duda, la evaluación es un elemento clave para la transformación de los demás elementos curriculares.
En palabras de A. de la Orden (1989): “la evaluación, al prescribir realmente los objetivos de la educación, determina, en gran medida… lo que los alumnos aprenden y cómo lo aprenden, lo que los profesores enseñan y cómo lo enseñan, los contenidos y los métodos; en otras palabras, el producto y el proceso de la educación… querámoslo o no, de forma consciente o inconsciente, la actividad educativa de alumnos y profesores está en algún grado canalizada por la evaluación”  La evaluación Auténtica. Fund. Mapfre
En el bloque de Paisajes de Aprendizaje dedicado a la evaluación y los itinerarios de aprendizaje, se habla de una evaluación “auténtica”, adjetivo que pone a la evaluación en su momento de importancia dentro del proceso didáctico. Definida como aquella que nos permite transformar el proceso de aprendizaje, que se lleva a cabo para tomar decisiones y poder regular. 
La evaluación autentica tiene dos elementos claves que deben completar la calificación. 
• La evaluación como proceso de recogida de información para la toma de decisiones 
• La evaluación como reguladora del proceso de enseñanza y aprendizaje 
Profundizar en este concepto de evaluación “auténtica” ha sido, como he comentado en el foro del curso, la principal aportación del curso para mí. Una ventana abierta a seguir aprendiendo y profundizar en el uso de distintos instrumentos de evaluación. 
Algunas fuentes sobre evaluación: 
Por otro lado, en este bloque he leído sobre itinerarios de aprendizaje, una nueva perspectiva para la personalización, que consiste en ofrecer una variedad de actividades que permita que los alumnos aprendan haciendo cosas diferentes, en función de sus estilos de aprendizaje (inteligencias múltiples), niveles de capacidad o ritmos de aprendizaje. Esta forma de diseñar la situación didáctica, contextualizada en la matriz de aprendizaje, es una nueva forma de contemplar el tiempo escolar y la actividad del alumnado, así como la atención a la diversidad y la personalización.
El vídeo donde se explica cómo se ha montado el curso que estamos llevando a cabo me ha parecido un buen ejemplo de como diseñar un Paisaje de Aprendizaje, el mejor ejemplo posible en este momento, ya que estasmo inmersos en esta aventura.

Creo que en mi aula sí tienen cabida los Paisajes de Aprendizaje, aunque me encantaría hacerlo diseñandolo con mi equipo de compañeros y que fuera una experiencia para todos en el curso académico que estamos. Seguramente será más fácil de diseñar y más enriquecedor a la hora de valorarlo si lo hacemos todos. Por este motivo, creo que sería interesante irlo preparando para la programación del año que viene. 
El aprendizaje del alumno en el centro del proceso educativo es el principal punto fuerte de esta metodologías, así como la posibilidad de combinarlo con otras metodologías. El punto débil será seguramente la destreza que se necesite en el equipo para aprender a programar así, aunque por la experiencia haciendo la matriz del bloque anterior creo que cuadra muy bien con el planteamiento de la legislación del aprendizaje por competencias, y sobre todo que combina perfectamente con los estándares de aprendizaje.